31 mar. 2020

3 productos cosméticos que no necesitas si tienes la piel grasa

Todas acumulamos productos que no necesitamos. Pero las pieles grasas, por alguna razón, aún más: la mayoría de recomendaciones que nos hacen para este tipo de piel son contraproducentes.

Es comprensible: la clasificación de piel que se suele utilizar está obsoleta. Es incompleta. Pretende imponer que de piel normal solo hay una, y que las demás hay que equilibrarlas.

De tipos de piel hablaremos otro día. Que hay chicha. Pero resumiendo: tu piel grasa es normal, solo hay que adaptar la rutina a ella (y no intentar que deje de producir grasa con todas tus fuerzas).

Hoy voy a analizar 3 productos que se suelen recomendar en pieles grasas de forma sistemática. Y que te recomiendo que revises si los tienes (y tienes la piel grasa) para saber si los necesitas o no.

Y de paso, conocerás un poco más mi filosofía y modus operandi cuando me encuentro con este tipo de piel.

Ojito, que en ningún caso quiero sustituir el consejo que te ha dado tu dermatóloga. Si alguno de esos productos se encuentra entre su receta, consúltale antes de eliminar ese producto de tu rutina.

27 mar. 2020

Qué son y para que sirven los rodillos de jade

Beneficios de usar el jade roller en la rutina


El rodillo de jade es un dispositivo que ayuda a drenar y oxigenar los tejidos de la piel. Se han vuelto muy populares y, aunque es un artilugio totalmente innecesario, provoca cierto placer usarlo en la rutina de skincare.

Los beneficios son estos tres:
  1. Efectúa un masaje que ayuda a relajar la musculatura.
  2. Drena la linfa eliminando la hinchazón (ideal para la zona de la ojera).
  3. Favorece la circulación sanguínea así que mejora la oxigenación de los tejidos y el aspecto de la piel en general.
Es una manera poco invasiva de mejorar la absorción de algunos tratamientos (gracias al masaje y el aumento de circulación) y sin duda un aliado para deshinchar el rostro por las mañanas.

24 mar. 2020

Cómo cuidar las manos resecas por exceso de lavado

Lavar las manos en exceso y usar geles hidroalcohólicos para desinfectarlas a menudo pasa factura. El resultado son unas manos secas, agrietadas, y en mi caso con un principio eccema atópico (que hacía años que tenía controlado).

En condiciones normales te recomendaría lavarlas menos a menudo, pero la situación es especial. No puedes evitar (ni debes) lavarlas a menudo, pero sí puedes paliar los efectos nocivos de hacerlo.

Voy a hacerte tres recomendaciones y darte ejemplos (tanto de producto como de recetas y trucos caseros) para cuidar tus manos.