15 sept. 2019

Cómo elegir una buena rutina de doble limpieza

El mejor método para desmaquillar la piel


Ya sabes que soy de desgranar. De ir pieza a pieza, y explicarte con detalle el mundo que más me apasiona. Hoy haré este análisis con la rutina de doble limpieza, de la que me has oído hablar largo y tendido y además de hace tiempo.

Es una de las top preguntas que más se repite en todas mis redes sociales, lo que más me preguntáis también en los talleres y algo que comulgo con una pasión casi religiosa. La doble limpieza debería formar parte de tu vida. Especialmente si te maquillas, vives en una ciudad y/o usas SPF.

Es el mejor método para desmaquillar la piel que conozco. Efectivo, respetuoso con la piel y más sostenible que otros.

Hablé de ella hace tiempo, en un post donde la primera parte es algo más teórica y algunos ejemplos de combinaciones de producto. De esto hace ya más de 4 años, así que como puedes imaginar he aprendido mucho desde entonces.

Hoy te enseñaré por qué se hace cada paso del proceso, cómo elegir el producto más adecuado para tus necesidades y cómo aplicarlo. Como guinda, te contaré mis hacks para que lleves tu doble limpieza al siguiente nivel.


Primer paso de la doble limpieza


Cómo elegir el producto



Un error común es elegir el primer producto de la doble limpieza fijándote en tu tipo de piel. En lugar de eso, sigue esta regla:

 Si llevas poco maquillaje, o no llevas, has sudado poco... elige un aceite desmaquillante.

 Si llevas más maquillaje (en plan, ojos a full), SPF a cascoporro, o notas la piel más sucia de lo habitual (has sudado mucho, contaminación, etc)... elige una manteca desmaquillante.

Es decir, la textura del producto es la clave para usarlo en diferentes situaciones. Algo así como, cuanto más "sucia" tengas la piel, más denso y pringoso el producto que vas a usar para eliminar la suciedad. Con algunas excepciones: hay aceites desmaquillantes que son muy efectivos también en el segundo escenario.

Se que en el pasado había recomendado el agua micelar en este paso. Úsala bajo tu responsabilidad. Yo no lo haría. Te hablé de ella en el post 3 productos cosméticos que no necesitas.

Evita también las toallitas desmaquillantes y los discos de algodón. Son innecesarios, poco efectivos y para más inri generan resíduos.



Mis productos favoritos para el primer paso

Textura aceite desmaquillante:

♥ El Cleansing oil de Sukin
♥ El Gentle black deep cleansing oil de Klairs
♥ El Midnight recovery botanical cleansing oil de Kiehl's (mi favorito)
♥ El Night Shift de Disciple. Este no emulsiona, pero es espectacular a nivel aromaterapia.

Textura manteca o bálsamo:

♥ Los clásicos, de Eve Lom o Emma Hardie. Son un lujo pero muy efectivos. De Eve Lom hay este pack que es genial para probar.
♥ En cuanto a opciones naturales, el Kombu Nectar de Ami Iyök y el Recovery Cleanser de Dafna's Skincare.
♥ Uno de mis favoritos, y además lowcost: el Clean it zero de Banila Co.
♥ La manteca desmaquillante de The Body Shop, un clásico.

Como la idea es que este post sirva de referencia, iré añadiendo nuevos links a medida que descubra productos efectivos.

Cómo aplicarlo


Con la piel seca, aplica el producto directo en la cara. No añadas agua. Trabaja bien la piel, masajéala con las yemas de los dedos, especialmente en las zonas rugosas, o más sucias.

El primer paso es un modo ideal de ver qué zonas necesitarían una exfoliación, a falta de una aparatología de análisis en casa. Cuando notes algo rugoso (por ejemplo nariz, barbilla), ve pensando qué exfoliante aplicarás luego mientras masajeas este primer paso.

Recréate sin miedo si tienes la piel grasa.

Moja una muselina en agua (en invierno puede ser templada). Úsala para retirar el aceite o la manteca, con suaves pasadas.

Algunos productos, como los aceites desmaquillantes, emulsionan en contacto con el agua. Es decir, se convierten en un producto lechoso fácil de retirar. En este caso, puedes prescindir de la muselina.



Segundo paso de la doble limpieza

Cómo elegir el producto


Lo más clásico es elegir un gel limpiador, adecuado a tu tipo de piel. A grandes rasgos, esto último quiere decir que no te deje la piel tirante.

Al contrario a lo que algunas personas piensan, que deje la piel tirante no significa que lave más o mejor.

Pero también puedes elegir otro tipo de productos y texturas: leches limpiadoras, espumas, geles que no emulsionan... o aplicar productos que se consideran primer paso. Por ejemplo, una piel muy seca, o en un clima frío, puede utilizar una manteca como primer paso y como segundo, un aceite desmaquillante.

En la parte de hacks del final de este post te he dejado algunos trucos para otras situaciones.


Mis productos favoritos para el segundo paso

♥ El Face Wash de Balance Me. Pieles grasas deshidratadas, o mixtas, lo adoraréis.
♥ El Renaissance cleansing gel de Oskia. Es caro, pero deberías probarlo almenos una vez en la vida. Fabuloso en todo tipo de pieles, especialmente secas, congestionadas de la ciudad y si vives en climas fríos.
♥ El Calendula face wash de Kiehl's
♥ El Ceramic slip facial cleanser de Sunday Riley. Es también un producto de lujo, como el de Oskia. Emulsiona poco, ideal para pieles mixtas-grasas que viven en ciudades.
♥ El Rose quarz facial cleanser de Freshly. Es el último que he probado y lo adoro.
Los limpiadores de Cerave. Están disponibles en varios tamaños, texturas en función de la piel y son ridículamente lowcost. Mi favorito es este, dura eones.

Cómo aplicarlo

Sin misterio: emulsiónalo con un poco de agua en tus manos, y después masajéalo en el rostro.

Algunos limpiadores funcionan mejor si se aplican primero sin agua, y después de masajearlos la añades, como el de Sunday Riley, el de Oskia y los de Cerave para piel seca.

Puedes ayudarte también de la muselina para retirarlos.



Hacks


Cuando el primer paso no emulsiona. Por ejemplo, un aceite desmaquillante que no hace espuma en contacto con el agua. Easy: una vez has aplicado el primer paso, antes de aplicar agua, lávate con el segundo paso. Tendrás que utilizar un poco más de producto, y emulsionarlo bien entre tus manos antes de aplicarlo en la cara. Enjuaga con agua o una muselina, y ¡listo!

Vas de viaje, te has dejado el primer paso. Y no llevas bifásico. Y te has puesto eyeliner y máscara de pestañas. Qué no cunda el pánico. ¿Tienes un aceite botánico, por ejemplo jojoba o almendras dulces? Te hará un apaño aplicando el primer hack.

Tienes la piel extra maquillada y con una pasada del primer paso no lo eliminas. Este también es fácil Repite el primer paso una, o dos veces más. Puedes hacerlo por partes: primero la cara, en general, luego los ojos si están muy cargados, y otra vez en los ojos haciendo hincapié en las pestañas.

No tengas miedo a probar nuevos hacks. En la cosmética a veces se trata de eso. ¿Cómo crees que descubrí estos trucos? A veces los productos no se comportan igual, o a veces es tu piel la que cambia y necesita un enfoque distinto.

Si tienes una intuición cosmética respecto la doble limpieza, síguela. Y déjala en comentarios para que podamos aprender más sobre este método.

Algunos de los enlaces de este post son enlaces patrocinados. Consulta mi Código de Confianza.

3 comentarios :

  1. Hola!
    Yo para limpiarme la cara solo utilizaba un jabón de Cerave y lo retiro con agua. Se debe retirar el producto con muselina? Intentaré añadir el primer paso. Cuál recomendarías para pieles con tendencia a acné/puntos negros/comedones/granitos? Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Un post completísimo, y como siempre, muy bien explicado y con mucha lógica, que es algo que valoro un montón.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu post :). Uno de mis aceites favoritos para el primer paso es el de Whamisa, Organic Flowers Cleansing Oil, y el de Klairs Gentle Black Deep Cleansing Oil. Son un poco mas caros, pero son una maravilla!! Para el segundo paso me encanta el de Oskia, pero mi favorito ahora mismo es el Goat Milk de Kate Somerville.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por leer y comentar! :)