30 abr. 2020

4 ingredientes naturales a evitar si tienes la piel acnéica

Tener granitos es una odisea. Cada caso individual es un mundo, y a veces cuesta atinar a qué se deben y cómo tratarlos. Las soluciones que suelen recomendar son bastante agresivas y cortan de raíz solo una de las posibles causas de acné: el exceso de sebo.

Pero no es la única. Hay pieles secas con acné. Y no hablo de pieles secas con rosácea, con alergia, etc, sino de pieles sin exceso de sebo con tendencia a tener comedones.

Por eso, para minimizar al máximo que salgan brotes en todo tipo de pieles, hay que evitar los productos comedogénicos. ¡Y ojalá fuera fácil! Que un producto sea comedogénico no solo depende de sus ingredientes, sino de la fórmula en sí, de cómo lo usas y de tu sensibilidad a determinados componentes.

Hay 4 ingredientes naturales que suelen estar en los productos de tratamiento facial y que te recomiendo evitar a toda costa si tienes tendencia a tener granitos.

Y como siempre: visita la dermatóloga en caso de que tengas dudas.

5 ingredientes naturales comedogénicos

  1. Aceite de coco (COCOS NUCIFERA OIL): quizá a algunas pieles no le afecta, quizá te han hablado de lo bien que va para hacer cosmética casera. Si tienes granitos... Te recomiendo evitarlo. El aceite de coco es rico (entre otros) en ácido láurico, un ingrediente muy comedogénico. Elige en su lugar un aceite facial adecuado para pieles grasas y acnéicas.

    Vigila también los desodorantes sólidos con este ingrediente si sueles tener acné en las axilas, así como en tu champú o acondicionador si tienes acné en la espalda. Este último es mi caso, y empeora muchísimo si uso productos para el cabello con este ingrediente.

    No confundir con el cocos nucifera fruit extract, cocos nucifera shell powder u otros derivados.
     
  2. Aceite de palma (ELAEIS GUINEENSIS OIL): es rico en alcohol palmitílico o hexadecanol (también lo puedes encontrar como Isocetyl Alcohol o Palmityl Alcohol en el INCI), un ingrediente altamente comedogénico. Te sonará porqué circula el mito de que es malo para la salud, ya que se utiliza en la indústria alimentaria. Lo que sí es cierto es que es responsable de la deforestación de algunas regiones.

  3. Extracto de algas (ALGAE EXTRACT): Normalmente está hecho de extractos de lechuga de mar, fucus vesiculus, laminaria o algas rojas y aunque puede ser interesante a nivel antioxidante, es probable que provoque acné en pieles propensas.

  4. Manteca de cacao (THEOBROMA CACAO SEED BUTTER): junto al aceite de coco, es un ingrediente común en algunas mantecas limpiadoras y también cremas hidratantes faciales. Si está en una manteca limpiadora, como enjuagarás el producto es menos probable que te provoque un brote de granitos, todo depende de tu sensibilidad al ingrediente. En todo caso, te recomiendo evitarlo.

Recomendaciones para identificar ingredientes a evitar en tu rutina


Cuando hago un servicio de skincare coaching en una piel con tendencia a tener acné, siempre doy estos consejos:

Haz una lista de los productos que crees que te provocan acné. Incluso si es una muestra de producto. Es información valiosa para buscar luego ingredientes en común que puedan ser potencialmente comedogénicos en tu caso.

♡ Identifica ingredientes similares. Por ejemplo, si el aceite de coco (que contiene ácido láurico) te provoca acné, busca aceites / mantecas que sean ricas en este componente para descartarlos en tu rutina. 

♡ Monitoriza los cambios. A veces la piel acnéica cambia y reacciona diferente a ingredientes que sí te iban bien, o que por lo contrario tenías descartados. Es frustrante que haya cambios, sobre todo si has encontrado la rutina que te funciona, pero ¡ánimo! Sigue actualizando la lista de ingredientes y productos a evitar.
¿Conocías el potencial comedogénico de estos ingredientes? ¿Tienes identificado alguno más?

Referencias:

Fulton, James E, Comedogenicity and irritancy of commonly used ingredients in skin care products, J. Soc. Cosmet. Chem., 40, 321-333 Nov/Dec 1989

Draelos Zoe Diana, DiNardo Joseph C, A re-evaluation of the comedogenicity concept, JAAD March 2006, 54 (3) 507-512

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leer y comentar! :)